15/9/13

Letras en los cordones

Letras en los cordones
Cristina Falcon / Marina Marcolin
Kalandraka





Y este es el quinto y ultimo finalista a los Premios Plastilina & Bloggers al mejor Álbum Ilustrado.




Qué bonito es cuando, desde la páginas de un libro surge la voz de un niño que te cuenta a través de su mirada su intenso mundo. Emociones, compañías y vivencias que acompasan al crecer y hacen conectar al lector con la infancia, donde detalles que en apariencia son sencillos, dejan una huella imborrable.
La voz es de una niña, la tercera entre siete hermanos todos seguiditos que viven con la abuela.
Claro que para ella no hay nada como la presencia de su mamá que viene los fines de semana: todos duermen con ella para que no haya envidia de los besos, les cuenta historias de cuando era pequeña  y con ella, están seguros que nada malo les pasará.
Está descubriendo el mundo tan acompañada, que lo hace también a través de lo que viven sus hemanos, y en especial de Flor, que es la mayor.
Flor ya sabe leer, dice que las letras, que a mí me parecen unos dibujos muy difíciles de entender y de juntar, son contadoras de cosas y que cuando aprendes a leer es como si te contaran cuentos.
A Flor le encanta la escuela y quiere se maestra de mayor. Y aunque es la encargada de cuidar a sus hermanos, sueña mucho.
Yo creo que es por las letras, que a Flor las letras le han metido esas cosas en la cabeza.
Este libro, tan estéticamente delicioso, no guarda una historia para recrearse, sino muchas historias para pensar, removerte y hacer un poco mejor lo que nos rodea.
Lleno de afectos y de mucha humildad, nos adentra en una familia en donde la madre tiene que trabajar lejos de casa y los niños deben andar un camino largo para ir a la escuela y sin zapatos. No es una historia de otro tiempo, es una historia de hoy en muchos lugares del mundo.
Letras en los cordones surgió a raíz de la participación de Cristina Falcón en una campaña internacional organizada por varias ONG’s en favor del derecho de la infancia a la escolarización y la educación.
Sorprende el hecho de que el relato está contextualizado en un tiempo pasado pero, lamentablemente, todavía en las escuelas rurales y de montaña, en Latinoamérica, los niños caminan dos horas para llegar a la escuela y no tienen zapatos.
Y a veces suceden estas maravillosas coincidencias, en donde hay una buena historia y una buena ilustración.
Marina Marcolin llena de romanticismo las páginas, usando papeles viejos en tonos beis, cuadernos de escritura de pauta, letras de imprenta, lápiz y acuarelas abocetadas…
Ilustraciones que cargan de emoción cada línea escrita.


1 comentario:

  1. Bravo a las dos: Cristina Falcón y Marina Marcolin. Es libro "Letras en los Cordones" es un tesoro de bondades. Llena con espíritu y valores los espacios que puedan estar vacíos o secuestrados en muchos niños y niñas de hoy.

    ResponderEliminar