14/5/13

Lo leemos así

Hoy entrevistamos a una gaditana que tuvo que emigrar, pero recuerda mucho su tierra. Y desde este magnifico blog llamado: Lo leemos así, donde podemos encontrar reseñas y lecturas en voz alta de sus libros infantiles preferidos, tanto en español, como en ingles.

  •  1. ¿Como y cuando surgió su pasión a la Literatura Infantil y Juvenil?
    Mis padres son los dos novelistas, por lo que de pequeña nunca faltaron los libros en casa. Y seguramente ahí esté una de las claves fundamentales de mi pasión: haber crecido rodeada de libros.
    La lectura en mi casa no fue nunca un deber, algo recomendable, ni mejor que ninguna otra actividad. Los libros simplemente estaban, se disfrutaban y se usaban. Ahí tenemos otra clave: nunca se me impuso la lectura, se me expuso a ella con naturalidad.
    Esto quizás explique mi pasión por la lectura en general, pero no específicamente por la Literatura Infantil y Juvenil. El caso es que no necesariamente hago esa distinción. Me gusta la buena literatura y se da el caso de que encuentro mucha de ella en la categoría de literatura infantil.
    Cuando comencé a leer literatura para adultos, en torno a los 11 o 12 años, (en mi caso la literatura juvenil por algún motivo me la salté) no dejé de leer–ni de comprar- literatura infantil.

  • 2. Su blog se llama ``Lo leemos así´´¿Qué importancia tiene para usted leer en voz alta?
    El nacimiento de mi hijo hace cuatro años intensificó aún más mi interés y mis lecturas de literatura infantil y experimenté lo apasionante y lo rico que resultaba compartir lecturas con niños.
    Ya de bebé, me fascinaba ver los primeros efectos de las frecuentes lecturas en la adquisición del lenguaje y el reconocimiento y reproducción de patrones de entonación como modos de expresión de estados de ánimo y de emociones.
    La lectura en voz alta en el hogar es una forma fantástica y a mi modo de ver fundamental de establecer lazos intelectuales y conexiones ficcionales con tus hijos, además, por supuesto, de una ocasión de acurrucarse y compartir cariño físico también.
    Mis padres me leyeron mucho en voz alta a mí de pequeña y, sobre todo mi madre, también de adolescente, incluso después de haber empezado yo a leer literatura adulta por mi cuenta. Tengo un recuerdo tan vivo de aquellas lecturas… Es una actividad muy distinta leer por uno mismo y escuchar una lectura de otra persona. Para mí son tan absolutamente placenteras ambas actividades que no creo que deba privarse a nadie de ninguna de las dos.
    La lectura en voz alta en los colegios es algo que también me parece fundamental y que desgraciadamente prácticamente no ocurre en España (generalizo, por supuesto). Una de las funciones de la lectura en voz alta puede ser acercar a los niños de una determinada edad a libros que les costaría leer por su cuenta pero que pueden ser perfectamente comprensibles –y disfrutables – si un adulto los lee en voz alta.
    Otra de las razones por las que la lectura en voz alta en los colegios debería ser algo más frecuente es por la misma razón que menciono con la lectura en voz alta en el hogar. Si nunca se comparten (literalmente) las lecturas con los niños, se desaprovecha la ocasión de establecer lazos ficcionales que acercan a los que leen y a los que escuchan de forma interesante y significante. Leer en voz alta y compartir libros abre un universo literario y de fantasía compartido que posibilita un aprendizaje en complicidad.


  • 3. Nos puede hablar un poco de cómo surgió la creación del blog, tiempo que le dedicas, qué nos podemos encontrar en él, ...
    El blog realmente nació como una forma de mantener un archivo o un recuerdo de los libros que leemos a nuestro hijo y de la experiencia de léerselos, tanto desde su punto de vista como desde el nuestro. Pensé que sería bonito para él y para nosotros, tanto ahora como más adelante, tener grabaciones de sus cuentos favoritos leídos por nosotros, sus padres. Pensé que un blog era la forma más fácil de “obligarme” a hacerlo.
    Otra de las cosas que me hizo empezar el blog Lo leemos así tuvo que ver con que la gente empezó a pedirme recomendaciones. Yo a mi hijo le leo en inglés, un idioma en el que hay una tradición – y sobre todo más material que se presta a ello- de leer a los niños desde muy muy pequeños, desde los primeros meses de vida. Sin embargo, en España al menos, es más habitual esperar a que cumplan dos o tres años antes de empezar a leerles libros “de verdad”. Muchos amigos me veían leyéndole a mi hijo de tan pequeño, y observaban sus reacciones y su atención, y me pedían recomendaciones de libros para leer a sus hijos.
    Esas dos fueron las principales motivaciones iniciales, pero a partir de ahí, fue ampliándose el número de lectores del blog y ahora lo leen padres y madres, profesores, bibliotecarios y otros entusiastas de la lectura compartida. Ha sido una enorme satisfacción y una gran sorpresa ver cómo aumentaba el número de lectores y constatar que realmente se ha ido convirtiendo en una herramienta útil para mucha gente. No esperaba que este proyecto personal fuera a tener esa repercusión.
    El blog tiene un blog “gemelo” en inglés, We Read it Like This, que tiene el mismo contenido pero en inglés.
    En él escribo reseñas exclusivamente de libros que realmente disfrutamos muchísimo en casa. En ese sentido, no acepto libros de editoriales para no sentir ninguna tentación de desvirtuar el proceso de selección de libros para el blog.
    Las reseñas se dividen en cuatro secciones por lo general: un comentario sobre el texto, un comentario sobre las ilustraciones, un comentario sobre qué tal se lee en voz alta el libro en cuestión y una última sección para añadir cosas varias.
    A cada reseña acompaña una grabación casera de cómo leemos el cuento nosotros.
    Y ¡eso es todo!
    En cuanto al tiempo que le dedico, pues el que puedo. Trabajo a tiempo completo como traductora y tengo también un proyecto de filosofía con niños en un colegio público de Madrid. No tengo muchísimo tiempo libre pero el que tengo lo trato de aprovechar y a menudo lo aprovecho escribiendo para Lo leemos así. Mi problema es que escribo unas reseñas muy largas. Y no tengo remedio en ese sentido. Así que soy lenta.


  • 4. También podemos disfrutar de Talleres en su blog, nos puedes hablar de ellos, y la acogida que está teniendo
    Lo cierto es que los talleres son algo que he tenido que dejar a un lado de momento por sobrecarga absoluta de trabajo remunerado y no remunerado. Sencillamente no doy abasto.
    Espero poder recuperarlos en algún momento de este año o el que viene. Aparte de los talleres de lectura en voz alta en inglés, que es algo por lo que mucha gente pregunta, tengo previsto hacer un taller relacionado con mis otros blogs (filosofiadecuento.blogspot.com y filosofiaaladetres.blogspot.com) sobre la filosofía con niños a partir de álbumes ilustrados. Por un lado, quisiera hacer un taller para docentes, padres y mediadores interesados en la filosofía con niños y en cómo puede usarse la literatura infantil como trampolín para las conversaciones filosóficas.
    Pero también me gustaría hacer uno en el que le diera la vuelta un poco a la ecuación y abordáramos en un taller dirigido a escritores e ilustradores las posibilidades de la filosofía como temática, inspiración o punto de partida o de llegada en la literatura infantil.
    Demasiados planes. Pero alguno saldrá, espero.

    5. Nos podría recomendar un libro de Literatura Infantil o Juvenil y por qué.
  • Recomendare dos, uno español y otro italo-americano.
    Mi recomendación en español es El Pequeño Rey, Maestro Repostero, editado por Ekaré. Se trata de una novedad, pero que forma parte de una serie sobre un personaje fabuloso creado por Javier Sáez Castán, un autor inteligente, crea-mundos y absolutamente ajeno a las corrientes.



    Sus tres libros sobre su feo pero entrañable personaje bebé con cara de abuelo son absolutamente fantásticos. Los otros dos libros de la serie (El Pequeño Rey, General de Infantería y El Pequeño Rey, Director de Orquesta) están también publicados por Ekaré. Son los tres perfectos homenajes al juego infantil, con todo el esplendor de sus órdenes totalitarias, su lógica absurda con mucho sentido y sus cambios de perspectiva según va conviniendo y presentándose la situación.
    Los tres tienen mucho humor, pero éste tercero es especialmente gracioso. Muy muy recomendable.
    El otro al que me refería es cualquier libro de Sergio Ruzzier, un autor italiano residente en Brooklyn con varias obras excepcionales y que, sin embargo, no están publicadas en español. Cada vez que alguien me pide una recomendación, aprovecho para tratar de poner remedio a esta omisión. Quien quiera puede echar un vistazo a mi blog, donde hay reseñas de dos de sus libros: Amandina y The Room of Wonders (La sala de las maravillas). No soy yo ni mucho menos la única seducida por la obra de Ruzzier. Un año antes de la muerte de Maurice Sendak, éste lo invitó a formar parte del Sendak Fellowship, un programa establecido en 2010 “para dar a artistas el tiempo y el espacio que necesitan para explorar su arte fuera de las crecientes limitaciones del mundo editorial”.


  • 6. ¿Qué le preguntaría a su autor favorito?
    A Maurice Sendak, si pudiera devolverle a la vida un momentito, le pediría que se sentase y que me contase lo que le apeteciese. Dudo que me defraudase.


No hay comentarios:

Publicar un comentario