10/2/11

A buen paso

Hoy os presentamos una editorial reciente de libros ilustrados, esperamos que os guste tanto como a nosotros:

Libros para caminantes
La editorial A buen paso nace porque a mí me gusta hacer libros, creo que sé hacer libros y porque soy un ser humano. Así de sencillo. Creo que cada persona que llega a este mundo tiene que tratar de hacer lo posible para ser feliz, sin olvidarse de las circunstancias en las que ha nacido, del entorno en el que se mueve.
A buen paso constituye mi contribución al entorno en el que me encuentro al mismo tiempo que la manera en la que me gusta emplear mi tiempo. Me gusta emplearlo haciendo libro y también caminando… camino mucho y es que hay que andar para ver personas y lugares, para conocer. Hay que andar con el paso adecuado, para no llegar tarde y para no perderse cosas a lo largo del camino. Hay que andar y adaptarse a las condiciones del terreno.

El juego, la risa y todo lo que es humano
En los libros de A buen paso se ven reflejadas un poco las manías de su editora, la que escribe esta entrada, y un tanto lo que me preocupa y considero importante.
Considero importante el juego, las asociaciones curiosas entre sonidos, palabras, imágenes y cosas, todo lo que es humano y la curiosidad, ese implacable deseo de ver, conocer, preguntar y preguntarse sobre la belleza y el funcionamiento de las cosas.
Creo que el espíritu de los libros de la editorial se puede reconducir a todo eso y a la importancia tanto del talento literario o artístico de los autores de los libros como a su implicación personal en las obras, ya que creo que uno de los pocos tesoros de verdad (de verdad de la buena) es la experiencia individual de cada persona.
Entre los últimos libros publicados por A buen paso se encuentran obras como La noche de la visita de Benoît Jacques, en el que la inquebrantable sordera de la abuelita de Caperucita Roja se yergue cual muro contra los intentos de comérsela de Gran Lobo Feroz. A medida que éste experimenta crecer su rabia y frustración, se van dibujando identidades cada vez más monstruosas: después de empezar como repartidor de comida, el lobo llegará a transformarse en gigante, ogro y hasta en ser diabólico.
Como dice su autor, se trata de un libro sobre la resistencia; pero como dicen sus lectores, se trata también de un libro capaz de hacer que tus carcajadas se escuchen en China.
Hay libros que recrean un mundo con reglas propias, como Bombástica Naturalis, obra del ínclito filosofo natural Dulcimer Bombastus descubierta por Iban Barrenetxea.
Las invenciones vegetales del señor Dulcimer le permiten a Iban orquestar un conjunto en el que la asociación de imágenes aparentemente contradictorias, el juego de palabras ycon las formas y un par de toques de metaficción toman cuerpo en unos dibujos de precisión asombrosa y cariz victoriano.
No pueden faltar las obras de Gustavo Roldán, cuyo El Señor G, junto con Papá tatuado de Sergio Mora y Daniel Nesquens, inauguró las publicaciones de A buen paso en 2009. Mientras en China acaba de empezar el Año del Conejo, hemos publicado Historias de Conejo y Elefante, 10 cuentos reunidos en un único libro que nos hablan de la amistad entre estos dos animales. 10 historias divertidas en las que los dibujos de Gustavo Roldán llegan a un nuevo nivel de soltura y expresividad.
Voz y silencios de los libros
También hay en el catálogo libros que en realidad no son para niños, se trata de obras como Fábulas morales de una vez para siempre escritas por Grassa Toro e ilustradas por Meritxell Duran para el aprendizaje virtuoso en la feliz juventud. Un libro como este es para los padres, para que lo lean y se apropien de sus cuentos y a su vez vuelvan a contárselos a sus hijos. Para que hagáis una prueba os regalamos en este post una fábula integral (con texto e imagen).
Curiosamente en el catálogo de A buen paso hay unos cuantos libros sin palabras, como La fábrica de nubes de Arianne Faber o En el silencio del bosque de Cristina Pérez Navarro. Y es que creemos que los silencios son importantes y hay que buscarlos, así como hay que adentrarse en la posibilidad de construir historias de un modo distinto.
Hay que hacerlo porque es importante prepararse para moverse por el mundo sin dejarse enredar y cautivar por mensajes engañosos, no dejarse atraer por la casa de golosinas de la bruja de Hansel y Gretel.
Y para hacer esto es importante ir adquiriendo instrumentos de interpretación y conocimiento del lenguaje tanto literario como visual. Cantidad y calidad de palabras conocidas, de recursos visuales que se pueden individuar corresponden al nivel de libertad alcanzado por una persona que, cuanto más se acerque a la condición de libre pensador, menos se dejará arrastrar y condicionar, convirtiéndose así en el protagonista real de su propia vida, caminando con la cabeza alta y —obviamente— a buen paso.

http://www.abuenpaso.com/

http://www.abuenpaso.blogspot.com/

4 comentarios:

  1. muy bonita la asociación entre editar ("hacer") libros y caminar, que seguro está en el origen de A Buen Paso: mientras se camina se conoce, y ese conocimiento se acaba volcando en... los libros que se editan... que hacen volver a andar... para volver a conocer y... volver a editar libros... a buen paso...

    ResponderEliminar
  2. Gracias a tu generosidad, durante un fin de semana disfruté de tus conocimientos, de tu buen "hacer" y de los libros de A Buen Paso. Me gustó todo lo que descubrí: La noche de la visita, La fábrica de nubes, En el silencio del bosque, El señor G,... Algunos no son libros grandes, pero sí grandiosos y, por ello, imprescindibles.

    ResponderEliminar
  3. Gracias Margarita por tu comentario, esperamos seguir trabajando para que os siga gustando el blog.
    Esperamos tener mas comentarios como el tuyo y que sigas participando.
    Saludos

    ResponderEliminar